Feminicidios en Guatemala
Fuente: AWID
Gabriela De Cicco

Feminicidios en Guatemala: la misoginia no deja de atacar

Con el paso del tiempo, con los hechos brutales acontecidos durante años y la truculenta impunidad, Ciudad Juárez se fue constituyendo en sinónimo de muerte, de asesinatos de mujeres, de feminicidios (1). Los crímenes allí cometidos, como también en Chihuahua, continúan. Desde 1993 han sido asesinadas más de 430 mujeres y 600 han desaparecido.

El clima de impunidad e imparable violencia ha seguido creciendo, y no sólo allí, ya que al menos otros tres países de Centroamérica se cuentan entre los que tienen aún más casos que los registrados en aquellas ciudades mejicanas, y ellos son Honduras, El Salvador y Guatemala. En los últimos seis años ha habido en Guatemala alrededor de 2500 feminicidios; tan sólo en el año 2005 hubo por lo menos 655 asesinatos de mujeres. En junio de ese año Amnistía Internacional presentó su informe "Ni protección ni justicia: Homicidios de mujeres en Guatemala" (2); en él AI denunció y puso en relieve el asesinato de mujeres y niñas en Guatemala y "el hecho de que el Estado no ejerza la diligencia debida para prevenir, investigar y castigar estos crímenes".

La organización realizó en ese reporte 14 recomendaciones al presidente Óscar Berger y a otras instituciones del Estado guatemalteco, remarcándoles cinco áreas de importancia en donde se deberían realizar acciones sin dejar pasar más tiempo:

-->> Realización de investigaciones inmediatas, coordinadas, completas y efectivas de todos los casos de secuestro y asesinato de mujeres y niñas, garantizando el cumplimiento de las normas internacionales, en especial respecto a las autopsias y a la investigación del lugar donde se ha cometido el delito

-->> Establecimiento de mecanismos de búsqueda urgente para los casos en que se informa de la desaparición de mujeres y niñas, así como de un sistema de compilación exhaustiva de datos sobre las mujeres cuya desaparición se ha denunciado

-->> Incorporación de una perspectiva de género al análisis y tratamiento de la violencia contra las mujeres en las prácticas policiales y judiciales, incluyendo el establecimiento de directrices y procedimientos estándar que abarquen todas las etapas de las investigaciones criminales

-->> Promoción de una campaña de tolerancia cero respecto a los actos de violencia contra las mujeres, así como sobre el enjuiciamiento de los responsables, incluidos miembros de las fuerzas de seguridad y agentes no estatales

-->> Eliminación de las leyes discriminatorias en consonancia con los normas internacionales sobre la violencia contra las mujeres.

Sabemos que muy poco se ha hecho, que el Gobierno insiste en mirar hacia otro lado y no tomar urgente cartas en este verdadero problema social y por ende político. Entrevistamos a la periodista y activista guatemalteca, Laura Asturias, para que nos cuente más al respecto.

AWID: ¿Qué es lo que traba el trabajo de aquellos como el Ministerio Público y la policía, por ejemplo, que deben hacerse cargo de estos casos para que deje de haber impunidad?

Laura Asturias: Para empezar, creo que en las instituciones estatales hay una enorme misoginia que lleva a despreciar los casos de asesinatos de mujeres y minimizar su importancia. Pero vale decir que también se minimizan los casos de asesinatos de hombres, niñas, niños y jóvenes.

Tristemente, Guatemala es un país donde la vida no parece valer mucho, y ésta es una actitud que se refleja día tras día en las autoridades. Sin duda influye asimismo el factor clase: si la víctima no era una persona prominente, de alguna manera influyente o de un apellido "importante", es muy difícil (si no imposible) que las autoridades muestren algún interés en esclarecer los hechos.

La excusa típica de las autoridades es que no hay suficientes recursos, lo cual es dudoso, ya que en el Organismo Ejecutivo y algunas otras entidades estatales se evidencia un derroche de fondos que muy bien podrían destinarse, al menos en parte, a la investigación de los asesinatos, a dotar del equipo y del recurso humano necesarios a las instituciones pesquisidoras.

Pero lo que a mi criterio es la principal traba es que a un gobierno compuesto en su gran mayoría por hombres machistas (como también lo está la mayoría de entidades estatales) no le interesa evidenciar que estos crímenes tienen su raíz en los privilegios de los hombres y en su percepción de que ellos tienen el derecho a disponer a su antojo de los cuerpos y las vidas de mujeres, niñas y niños. Mientras eso no se aborde con franqueza desde los más altos círculos del poder (desde los tres poderes: Ejecutivo, Judicial y Legislativo), y cuanto más se siga diciendo (como lo ha hecho el presidente de la República) que los asesinatos de mujeres "sólo" representan X porcentaje de los de hombres, la situación no cambiará mucho. De hecho, como lo estamos viendo, empeora, porque la cantidad de asesinatos (no sólo de mujeres) está aumentando y los asesinos saben que las autoridades no se esforzarán en lo mínimo para esclarecer los crímenes. Esa falta de abordaje franco también implica que no habrá esfuerzos, de parte del gobierno, por iniciar campañas que llamen a las cosas por su nombre y destaquen el hecho de que en este país (al igual que en otros) son hombres los principales perpetradores de asesinatos (como también de abusos sexuales y demás crímenes violentos) contra mujeres, niñas, niños, jóvenes y otros hombres.

AWID: ¿Hay un patrón que lleve a sospechar el porqué matan a estas mujeres y niñas?

L. A.: No creo que se pueda hablar de un patrón, pero sí hay características comunes en numerosos asesinatos. Muchas de las mujeres asesinadas eran jóvenes de bajos ingresos y, como tales (en mi opinión), percibidas como fácilmente ''desechables'', con la certeza de que por ellas no se van a interesar las autoridades. Y de nuevo está la misoginia. El pasado 4 de mayo, la BBC de Londres transmitió el documental "Guatemala: Paraíso de asesinos", en el que se afirma que éste "un país donde matar mujeres es la moda... y atrapar a sus asesinos no lo es". Un pasaje del documental muestra a un perpetrador (con la cara oculta bajo un pasamontañas) a quien se le preguntó por qué asesinaba mujeres. Su respuesta fue que a muchas las mataba por diversión y que "se sentía bien ver salir la sangre". Este pasaje puede verse en BBC.

Ya sea por "diversión", por venganzas o pleitos entre pandillas, porque son instrumentalizadas para los intereses del crimen organizado (en el que sin duda alguna están involucrados algunos funcionarios gubernamentales y parlamentarios) o por ser pobres y carentes de recursos e influencia, lo cierto es que las mujeres siguen siendo asesinadas sin que las autoridades hagan algo al respecto. Incluso si hubiera un patrón, no harían nada significativo para investigar los crímenes y llevar a los responsables ante la justicia.

AWID: ¿De qué manera se ha involucrado el movimiento de mujeres?

L. A.: De todas las maneras en que es posible aun sin muchos recursos para hacerlo. Hoy día hay un mayor nivel de denuncia a nivel social, de defensa por parte de las organizaciones de mujeres en los casos de asesinatos, y también de monitoreo de la acción e inacción gubernamental para frenar estos hechos. Se aprovechan todas las oportunidades posibles para sensibilizar a la sociedad, entre ellas principalmente las fechas conmemorativas tradicionales, como el 8 de marzo y el 25 de noviembre.

Y creo que en un futuro no muy lejano podríamos tener un movimiento de mujeres mucho mejor articulado, que posibilite que más organizaciones se involucren en la denuncia, la defensa y el monitoreo. Eso también es todo un reto, ya que en Guatemala hay muchísimas problemáticas que afectan principalmente pero no sólo a las mujeres (como la situación en el agro y las nefastas consecuencias de la reciente entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio, entre otras), y ya sabemos que cuando los problemas son generales, los específicos (como los que se ciernen sobre las mujeres) suelen pasar a segundo plano. Por supuesto, muchas seguiremos trabajando para que eso no ocurra.

AWID: ¿qué es lo que a tu entender se debe hacer para poder detener los feminicidios en tu país?

L. A.: Creo que al menos una parte de la solución está en lo que escribí sobre el abordaje franco del problema, lo cual requeriría un reconocimiento de que son HOMBRES quienes comenten la mayoría de crímenes violentos.

Porque si ni siquiera se nombra el problema, ¿cómo se puede empezar a solucionarlo? Y otra parte estaría en que los que se consideran "hombres buenos" dejen de guardar silencio ante lo que otros hacen. Ése es un gran problema aquí: muchos hombres no dicen nada respecto a los asesinatos de mujeres (aunque tampoco de hombres) y eso, en resumidas cuentas, se convierte en complicidad, pero también en algo como un visto bueno a la conducta violenta de otros.

Aquí es notoria la falta de académicos y activistas de derechos humanos (como sí los hay en otros países) que se pronuncien contra la violencia masculina. Y como ya sabemos, por lo general los hombres escuchan a sus congéneres (no a nosotras).

Por supuesto, dudo mucho que a los asesinos les importe que ''los buenos'' protesten. Pero esa protesta al menos en algo ayudaría a avergonzar a "los" autoridades desde su propio género.

Pero, básicamente, le corresponde al gobierno dar las pautas necesarias para empezar a poner fin a estos hechos. Es el gobierno el que debe dar el ejemplo, además de crear y hacer cumplir las leyes y políticas públicas que lo hagan posible.

AWID: ¿Habría alguna estrategia que se podría plantear desde el feminismo?

L. A.: Creo que se debe seguir señalando lo que en realidad es falta de voluntad del gobierno para que le dé a este tema la atención que merece y destaque su causa fundamental (la misoginia), porque si no se nombra el problema de raíz, difícilmente se puede siquiera pensar en empezar a solucionarlo. También hay que increpar al gobierno para que no siga minimizando los casos de asesinatos de mujeres, disculpando a los asesinos al dejarlos libres.

En un país como éste, donde los asesinatos de mujeres representan alrededor del 25 por ciento de los de hombres, es muy difícil para las feministas abogar por las mujeres sin caer en un discurso que minimice las pérdidas de vidas de hombres. Esto es un reto para nosotras, porque ese tipo de discurso consiga reacciones de hombres como (entre otras) la que puede verse en este artículo: "¿Femini...... qué?", lo que a la vez puede tener un efecto onda entre más hombres (e incluso en aquellas mujeres que creen que otras de alguna manera "se buscan" lo que les pasó...).

Notas:

1) La Categoría feminicidio es parte del bagaje teórico feminista. Sus sintetizadoras son Diana Russell y Jill Radford. Su texto es: Femicide. The politics of woman killing. La traducción de femicide es femicidio. La Doctora Lagarde tradujo femicide como feminicidio y así se ha difundido. En castellano femicidio es una voz homóloga a homicidio y sólo significa asesinato de mujeres. Por eso para diferenciarlo se eligió la voz feminicidio y denominar así al conjunto de hechos de lesa humanidad que contienen los crímenes y las desapariciones de mujeres.

Es preciso aclarar que hay feminicidios en condiciones de guerra y de paz.

El feminicidio es el genocidio contra mujeres y sucede cuando las condiciones históricas generan prácticas sociales que permiten atentados contra la integridad, la salud, las libertades y la vida de las mujeres. En el feminicidio concurren en tiempo y espacio, daños contra mujeres realizados por conocidos y desconocidos, por violentos, violadores y asesinos individuales y grupales, ocasionales o profesionales, que conducen a la muerte cruel de algunas de las víctimas. No todos los crímenes son concertados o realizados por asesinos seriales: los hay seriales e individuales, algunos son cometidos por conocidos: parejas, parientes, novios, esposos, acompañantes, familiares, visitas, colegas y compañeros de trabajo; también son perpetrados por desconocidos y anónimos, y por grupos mafiosos de delincuentes ligados a modos de vida violentos y criminales. Sin embargo, todos tienen en común que las mujeres son usables, prescindibles, maltratables y desechables. Y, desde luego, todos coinciden en su infinita crueldad y son, de hecho, crímenes de odio contra las mujeres.

Para que se de el feminicidio concurren de manera criminal, el silencio, la omisión, la negligencia y la colusión de autoridades encargadas de prevenir y erradicar estos crímenes. Hay feminicidio cuando el Estado no da garantías a las mujeres y no crea condiciones de seguridad para sus vidas en la comunidad, en la casa, ni en los espacios de trabajo de tránsito o de esparcimiento. Más aún, cuando las autoridades no realizan con eficiencia sus funciones. Por eso el feminicidio es un crimen de Estado." Fuente: Parlamento de México.

2) Índice AI: AMR 34/017/2005

Otras lecturas:

- Feminicidio en América Latina: Documento elaborado con motivo de la Audiencia sobre "Feminicidio en América Latina" ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Marzo 2006):

- Guatemala: "Ni protección ni justicia: Homicidios de mujeres (actualización)", Amnistía Internacional

- Visita de la Relatora Especial Yakin Ertürk a Guatemala




compartir:   º
Imprimir imprimir   Enviar enviar   corregir 
OPINE AQUÍ >>



 
En profundidad
Desarrollo de temas específicos.
Violencia de género
La violencia contra la mujer es el crimen encubierto más numeroso del mundo.
Migración y trabajo sexual
Un tema que afecta los derechos humanos de muchas mujeres (y de cada vez más hombres) sobre el que la sociedad civil todavía no se ha puesto de acuerdo.
Beijing +10 - A diez años de la Conferencia Mundial sobre la Mujer
El camino recorrido y el debate actual que rodea la realización del proceso de revisión.
Derechos sexuales y reproductivos
La lucha de las mujeres por ampliar los alcances del concepto de derechos humanos.
Campañas
Acciones promovidas por las ONG.
No más violencia contra las mujeres
Mujeres de todos los países, de todas las religiones, culturas y condición social -ya vivan en tiempos de guerra o de paz- sufren violencia a manos de sus parejas, esposos o ex-maridos.
Basta de muertas en Ciudad Juárez
El objetivo de esta campaña es presionar a las autoridades competentes para que identifiquen, juzguen y condenen a los responsables, que, de acuerdo a los promotores de la campaña, actualmente gozan de total impunidad.
ONG
Sitios web de las ONG
Asociación para los Derechos de la Mujer y el Desarrollo (AWID)
AWID se dedica a informar y movilizar a personas y organizaciones comprometidas con alcanzar la igualdad de género, el desarrollo sostenible y los derechos humanos de las mujeres.

Más información

Femicidio en México y Guatemala (FIDH)

Femicidio en Guatemala

Algunas reflexiones sobre el femicidio en Guatemala (FIDH)

Choike es una iniciativa del Instituto del Tercer Mundo con el apoyo de Hivos y Mott Foundation
www.choike.org | Contacto | Teléfono / Fax: +598 (2) 902-04-90 | 18 de Julio 1077/903, Montevideo URUGUAY