Pobreza

Uno de los "errores exorbitantes" defendidos "como grandes verdades" en Paraguay es que el empresariado "paga mucho" al fisco, cuando en realidad "la imposición indirecta, que es la más injusta, es la más alta" y "terminan los pobres pagando más que los ricos", según un estudio del economista José Carlos Rodríguez. El informe se presentó este mes, al lanzarse el programa “Impuestos justos para inversión social” impulsada por la Campaña por la Expresión Ciudadana-Decidamos (punto nacional focal de Social Watch) y el Centro de Documentación y Estudios [ampliar]
ANTECEDENTES

Son muchas las personas y perspectivas en el mundo que hablan y han escrito sobre la pobreza, sin llegar a un acuerdo acerca de a qué se refieren exactamente. A pesar de poder tener una base común, las definiciones y concepciones sobre «la pobreza» son múltiples.

Pobreza no significa solamente no tener trabajo, o temer al futuro o vivir al día. Pobreza es también la ausencia de poder, de representación y de libertad. El principal objetivo de las políticas de desarrollo debería ser liberar a las personas de la pobreza, pero esto no es solamente un asunto de dinero o mercados, o educación y salud -aunque por supuesto son muy importantes- sino que que es sobre el acceso de las personas a los recursos y sobre la posibilidad real de mejorar sus vidas.

Billones de personas viven con hambre, enfermedades y desesperación, en una pobreza que para una minoría privilegiada parece ser una parte inevitable y natural del paisaje geopolítico. Los jefes de Estado del mundo desarrollado reiteran sus compromisos de "erradicar la pobreza", pero aun no se vislumbra su voluntad de atacar sus causas sistémicas, sino más bien la voluntad de las elites corporativas y políticas de mantener el status quo.

Las instituciones multilaterales, empeñadas de forma abrumadora en políticas de "desarrollo", adhieren a estrategias de crecimiento neoliberales orientadas a las privatizaciones, acumulación de capital e inversiones. Estas instituciones, incluido el Banco Mundial, ignoran en forma persistente la evidencia de que ese crecimiento no alivia necesariamente la pobreza aunque sin embargo puede acrecentarla. Muchas organizaciones de la sociedad civil promueven programas de desarrollo social a pequeña escala en países empobrecidos, pero en la medida que las políticas económicas y sociales continúen favoreciendo una distribución de la riqueza desigual, la pobreza seguirá siendo una realidad para la mayoría de las personas en el mundo.

Las mediciones

Debido a la naturaleza altamente polémica de los estudios sobre la pobreza, algunos de los problemas planteados en mediciones internacionales son los mismos con los que se enfrentan los países cuando establecen líneas de pobreza nacionales. Si bien puede ser útil recurrir a medidas basadas en el ingreso, éstas resultan insuficientes en un contexto en que los conceptos de pobreza se tornan más complejos y menos unidimensionales. Actualmente existe amplio consenso con respecto a que el acceso a la salud y la educación es tan importante como el ingreso y que, en el futuro, estos consensos probablemente involucrarán el empoderamiento y la participación en la vida ciudadana.

Sin embargo, explícito o no, el hecho de realizar comparaciones internacionales de privación entre países requiere establecer varios criterios como puntos de partida. En particular, requiere resolver si es necesario, y también posible, establecer una línea de pobreza común contra la cual comparar a todos los países así como determinar las características de la misma.

El Banco Mundial (BM) ha planteado la conveniencia de realizar estas comparaciones con relación al consumo o ingreso y, en particular, ha fijado un umbral de un dólar diario por persona en paridad de poderes de compra de 1985. Uno de los cuestionamientos a esta línea de pobreza del BM es que se considera que difícilmente una línea de consumo básica mundial podría fijarse de esa forma cuando existe una enorme diversidad en las formas de lograr los requerimientos básicos calóricos y nutricionales en las diferentes partes del mundo o aún dentro de regiones. (1)

Amartya Sen (2), uno de los teóricos importantes en la conceptualización, operatividad y diseño de metodología para medición de pobreza y desarrollo humano, analizó que el progreso no puede medirse con los usuales productos brutos per cápita. Es necesario en cambio avanzar hacia una visión más amplia y real de qué son progreso y pobreza. Más que medir la pobreza por el nivel de ingresos que se perciben, Sen recomienda calcular lo que ese individuo puede lograr hacer con esos ingresos para desarrollarse, teniendo en cuenta que esos logros varían de un individuo a otro, de un lugar a otro.

Para Sen, la historia de las últimas décadas mostró que sin desarrollo social no hay desarrollo económico sostenido. Sus contribuciones fueron de gran utilidad para la elaboración del Indice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas.

Los esfuerzos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) que se cristalizan en el Índice de Desarrollo Humano apuntan en el sentido de ampliar las dimensiones en las que evaluar el desempeño de los diferentes países.

Últimamente se han incluido también dimensiones no materiales o simbólicas al concepto de pobreza, como el manejo cada vez más necesario de varios códigos de modernidad entre los cuales: disposición analítica, capacidad de procesamiento
de información, habilidades de comunicación y de gestión con el fin de poder participar plenamente del mundo globalizado y adaptarse a las nuevas formas de trabajo y producción. Y, si la pobreza se define en términos de falta de bienestar o de recursos para optar por una buena calidad de vida, entonces se requiere poner atención en variables tales como disponibilidad de tiempo libre, seguridad ciudadana, resguardo respecto a la violencia pública y doméstica, protección ante situaciones catastróficas, etc. (3)

Percepciones de pobreza

Según Vandana Shiva (4), la pobreza percibida como tal desde una perspectiva cultural no necesita ser una pobreza material real: las economías de subsistencia que satisfacen las necesidades básicas mediante el autoaprovisionamiento no son pobres en el sentido carencial del término. Sin embargo, la ideología del desarrollo las declara pobres por no participar de forma predominante en la economía de mercado, y por no consumir bienes producidos en el mercado mundial y distribuidos por él, incluso aunque puedan estar satisfaciendo las mismas necesidades mediante mecanismos de autoaprovisionamiento.

Dos mitos económicos facilitan el separar dos procesos ligados íntimamente: el crecimiento de la opulencia y el crecimiento de la pobreza. En primer lugar, se ve el crecimiento sólo como crecimiento del capital. Lo que se deja de percibir es la destrucción de la naturaleza y de la economía de subsistencia de la gente que crea este crecimiento. Las dos "externalidades" del crecimiento creadas simultáneamente – la destrucción medioambiental y la creación de la pobreza – son vinculadas luego de forma incidental, no a los procesos de crecimiento, sino entre sí. Se afirma que la pobreza crea destrucción medioambiental. Y se ofrece la enfermedad como remedio: el crecimiento resolverá los problemas de la pobreza y la crisis medioambiental, a los que inicialmente dio lugar.

El segundo mito que separa la opulencia de la pobreza es suponer que si produces lo que consumes es que no produces. Ésta es la base en que se trazan los límites de la producción para las contabilidades nacionales que miden el crecimiento económico.

Ambos mitos contribuyen a la mistificación del crecimiento y del consumismo, pero también ocultan los procesos reales que crean la pobreza. La gente no muere por falta de ingresos. La gente muere por falta de acceso a los recursos.

La pobreza desde la perspectiva de género

La perspectiva de género plantea una crítica a una definición de la pobreza basada sólo en el ingreso y subraya el hecho de que este fenómeno supone aspectos tanto materiales como simbólicos y culturales, y que sobre él inciden fundamentalmente las relaciones de poder que determinan un mayor o menor acceso de las personas a los recursos materiales, sociales y culturales según su sexo.

En este sentido, es posible sostener que sin la perspectiva de género, los elementos para la comprensión de la pobreza son insuficientes. Las rupturas conceptuales planteadas por el enfoque de género con respecto al estudio de la pobreza han llevado a revisar sus mediciones más convencionales y a explorar nuevas mediciones del fenómeno.

La pobreza como resultado de relaciones de poder que afectan de manera diferenciada a hombres y mujeres en primer lugar, pero también a indígenas y afrodescendientes, adultos mayores y habitantes de algunos territorios han llevado a ratificar la multidimensionalidad del fenómeno, las virtudes y limitaciones de las formas tradicionales de medirla, llamando la atención sobre dimensiones específicas que explican las desventajas de las mujeres: la invisibilidad del trabajo doméstico no remunerado, la pobreza de tiempo asociada a éste; la discriminación laboral y salarial contra las mujeres; la relevancia de los estudios sobre la familia desde una perspectiva de género y los desafíos para las políticas públicas. Para evitar sesgos discriminatorios se plantea que es necesario desarrollar la autonomía económica de las mujeres y fomentar la conciliación de la vida privada con la doméstica alentando el ingreso masivo de los hombres a la esfera del cuidado. (CEPAL, "Entender la pobreza desde la perspectiva de género") pdf.

(1) Basado en "Algunos comentarios sobre las comparaciones de pobreza entre los países" de Andrea Vigorito.

(2) Amartya Sen, premio Nobel de economía. Sus planteos han impulsado una agenda no convencional en economía, revolucionando areas claves como la medición de la pobreza, los estudios sobre inequidad, las causas del hambre y las visiones tradicionales del desarrollo.

(3) Karina Batthyány, Mariana Cabrera, Daniel Macadar: "La pobreza y la desigualdad en América Latina", set. de 2004, pdf.

(4) Vandana Shiva, en "Cómo poner fin a la pobreza".

Imprimir   Enviar    corregir 
      English version
DESTACADOS
02 Febrero 2010
La trampa del género: mujeres, violencia y pobreza
(Fuente: Amnistía Internacional)
15 Enero 2010
Haití: repetida catástrofe de un pueblo
(Fuente: El Diario Internacional)
 

Mediciones y compromisos

La pobreza no es una estadística (IPS)

Social Watch - Informe 2005 "Rugidos y murmullos" (Social Watch)

De la erradicación de la pobreza a la disminución de la desigualdad (Social Watch)

Indice de Calidad de Vida (ICV): cómo medir el desarrollo social (Social Watch)

Social Watch - Control Ciudadano

Algunos comentarios sobre las comparaciones de pobreza entre países (Social Watch)

Sobre conceptos y medidas de pobreza

Múltiples dimensiones de la pobreza

Paraguay: Pobres pagan muchos más impuestos que los ricos

Haití: repetida catástrofe de un pueblo (El Diario Internacional)

De la pobreza al poder (OXFAM International)

El largo camino de la lucha contra la pobreza y su esperanzador encuentro con los derechos humanos (SUR)

El desarrollo como derecho humano (Nicolás Angulo Sánchez)

El derecho a no ser pobre (Social Watch/Control Ciudadano)

Los derechos humanos y la reducción de la pobreza: un marco conceptual (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos)

Naturaleza: la riqueza de los pobres (Amigos de la Tierra)

La pobreza y la desigualdad en América Latina (Social Watch)

Discriminación étnica y pobreza en América Latina y el Caribe (RIMISP)

Cuidar el ambiente: vital para erradicar la pobreza (EcoPortal)

Pobreza y deterioro ambiental en América Latina (RIMISP)

Las dimensiones de la pobreza (Social Watch.)

Las políticas de los organismos internacionales

Juez y parte: el sistema de calificación del Banco Mundial para los gobiernos prestatarios (Social Watch)

Banca regional de desarrollo (Choike)

Iniciativas para los países empobrecidos (Choike)

Banco Mundial – Pobreza

Naciones Unidas

Inicia consulta de borrador de la ONU sobre pobreza y DDHH (NGLS)

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio - ODM (ONU)

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo - PNUD

PNUD desafía la ortodoxia neoliberal (PNUD)

Consejo Económico y Social - ECOSOC

Fondo de Población de las Naciones Unidas - UNFPA

United Nations Developmente Fund for Women - UNIFEM

Percepciones de pobreza

Cómo poner fin a la pobreza (Rebelión)

Dar hasta curar (Los Tiempos)

La pobreza desde la perspectiva de género

La trampa del género: mujeres, violencia y pobreza (Amnistía Internacional)

El enfoque de género en el análisis de la pobreza (Red del Tercer Mundo)

Las más desiguales entre los desiguales (Social Watch)

Globalización, pobreza y las Metas del Milenio desde la perspectiva de género (Choike)

Entender la pobreza desde la perspectiva de género (CEPAL)

Las políticas de ayuda

Cuando la ayuda regresa al donante (BBC)

Informe de Action Aid: Una agenda para que la ayuda funcione (Action Aid)

Agencias de la miseria (Planeta Porto Alegre)

Puntos de vista

¿Ayudar a los pobres o aprender de ellos? (Americas Policy Program, Center for International Policy (CIP))

Que la guerra sea contra el hambre

Crecimiento económico y desarrollo: una persistente confusión (Programa de las Américas)

¿Qué desarrollo frente a la pobreza? (Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo (CADTM))

El sentido de la lucha contra la pobreza para el neoliberalismo (Adital)

Crecimiento y pobreza en América Latina (Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS))

Mi imagen de Africa

Tendencia al aumento del hambre mundial debe revertirse (Red del Tercer Mundo)


Choike es una iniciativa del Instituto del Tercer Mundo
www.choike.org | Contacto | Avda. 18 de julio 2095/301, Montevideo 11200, Uruguay | Tel.: +598 2403 1424